Contáctenos  


home :: Notas :: La poliquistosis también puede ser causa de infertilidad

La poliquistosis también puede ser causa de infertilidad
Buenos Aires, Jueves, 06 octubre a las 11:00:00

El Sindrome de ovarios poliquísticos es el problema reproductivo y hormonal con mayor prevalencia en la población en edad reproductiva. Se considera que entre un 5 a un 10% de las mujeres están afectadas por este sindrome. En la actualidad se cree que varias son las causas: herencia, la genética, la interacción de factores ambientales. No sólo puede afectar en forma cutánea a la paciente o estar asociado a trastornos del peso corporal- sobrepeso u obesidad- sino que además puede ser causa de infertilidad por ausencia de ovulación. Aunque el Síndrome de ovarios poliquísticos no es completamente reversible, hay numerosos tratamientos disponibles que pueden reducir o minimizar los síntomas. La mayor parte de las mujeres pueden llevar una vida normal. Cuándo consultar y opciones de tratamiento.





Las mujeres en edad fértil son el blanco de preferencia de esta afección y, aunque mayoritariamente los síntomas se presentan durante la pubertad, muchas veces la mujer no desarrolla los síntomas hasta la adultez. Durante la primera parte del ciclo, el ovario es estimulado a desarrollar un folículo hasta su maduración para la generación de un ovocito. Cada óvulo está dentro de un folículo y esos folículos pequeños se ubican en la corteza y se ven como una corona en el ovario. Cada mes, uno de los folículos madura y ese óvulo sale de la trompa y espera la fertilización. En mujeres que padecen de poliquistosis, los desarreglos hormonales pueden llevar al desarrollo de más de un folículo, aunque ninguno de ellos logra alcanzar la madurez necesaria para disparar la ovulación y por eso pequeños folículos de entre 4 y 9 mm de diámetro se acumulan en el ovario provocando además mayores desniveles hormonales de estrógenos, progesterona, LH y FSH. Cuando se observa un agrandamiento de los ovarios por gran cantidad de folículos que no maduran y se acumulan en el ovario formando quistes, se sospecha estar en presencia de ovarios poliquísticos.

Los síntomas que presentan el alerta:

  • Trastornos menstruales: períodos irregulares o falta de menstruación.
  • Signos cutáneos: hirsutismo (aumento del vello), acné, alopecia, producto de un aumento de las hormonas androgénicas (hormonas masculinas).
  • Sobrepeso u obesidad, producto del aumento de hormonas masculinas.
  • Hiperinsulinemia o resistencia a la insulina
  • Ovarios poliquísticos visibles en una ecografía
  • Un embarazo que no llega luego de un tiempo de búsqueda. Se recomienda a las mujeres con este antecedente que a los 6 meses de búsqueda consulten sin falta.

Desde el año 2003 hay un consenso establecido para el diagnóstico de Sindrome de ovarios poliquísticos que incluye varios criterios, si se cumplen dos de ellos y en ausencia de otra enfermedad, se considera que la paciente presenta el sindrome:

  • Anovulación
  • Hiperandrogenismo
  • Imágenes ecográficas de ovarios poliquísticos

Aunque el sobrepeso y la obesidad son comunes en pacientes son este sindrome -estudios recientes determinaron que entre un 40 y un 60% de las pacientes con SOP presentan sobrepeso u obesidad- y muy frecuentemente están asociados a la falta de ovulación, la obesidad no está dentro de los criterios para el diagnóstico de la afección. Incluso muchas mujeres que presentan el sindrome tienen resistencia a la insulina independiente de la obesidad.

Ahora bien, además la poliquistosis ovárica es uno de los factores más frecuentes de la anovulación y por ello, una de las causas más habituales de infertilidad de origen anovulatorio, que corresponde a un 15% de las razones de infertilidad. Cuando una mujer consulta con este cuadro uno de los puntos fundamentales es el peso teniendo en cuenta que un índice de masa corporal aumentado puede actuar en forma negativa. Se calcula que en un 50% de los casos la falta de menstruación y de ovulación está directamente relacionada con ese exceso de peso, por lo cual, muchas veces, la pérdida de peso en mujeres obesas con SOP se asocian con una mejoría en la sensibilidad a la insulina, un descenso en los niveles de insulina y testosterona (hormona masculina) y un aumento en las tasas de ovulación. Y a veces, el simple descenso de un 10% de ese peso puede restaurar la menstruación e incluso la ovulación en forma espontánea.
Si las ovulaciones no se dan en forma espontánea, entonces es posible recurrir a la estimulación ovárica. Y en casos de hiperinsulinemia puede también sumarse al tratamiento la metformina. A largo plazo, los tratamientos con metformina y una dieta baja en calorías reducen las alteraciones del ciclo menstrual y el hirsutismo. Pero, además, tanto el sindrome de ovario poliquístico como la obesidad están relacionados con complicaciones en la salud reproductiva y puede haber menores tasas de embarazo en los tratamientos de fertilización asistida e incluso mayores riesgos de aborto involuntario y complicaciones en el embarazo. Además, no sólo hay estudios que muestran que los ovocitos de una mujer con sindrome de ovario poliquístico o sin el sindrome pero con obesidad, son de un tamaño menor que aquellas que presentan un peso normal y no padecen del sindrome, sino que hay además,  hay estudios que demuestran que  la cantidad de ovocitos buena calidad también se ve disminuída en pacientes son sobrepeso u obesidad.

Tratamientos del Sindrome de ovarios poliquísticos

El tratamiento de este síndrome depende del motivo de consulta.

Estas pacientes pueden llegar a consulta por alteraciones cutáneas, acné o hirsutismo- cabello a nivel de la barbilla, el tórax y otras zonas del cuerpo- pero la consulta más frecuente es por alteraciones en el ciclo menstrual. En caso de que sea por lo primero, el tratamiento con drogas antiandrogénicas suele mejorar significativamente los síntomas. Pero a esta mujer le puede preocupar no menstruar regularmente o incluso no lograr el embarazo después de cierto tiempo de búsqueda. Cada tratamiento estará enfocado según la consulta en las distintas etapas de su vida.

Si consulta por alteraciones del ciclo, el tratamiento más común para lograr menstruaciones regulares en mujeres con este trastorno es mediante el uso de los anticonceptivos hormonales orales que además, las protege contra el cáncer endometrial y reduce los niveles de hormonas masculinas y sus efectos, suele ser efectivo contra el acné y el hirsutismo. Si bien no es una cura, provee una solución a los síntomas. Incluso muchas veces, los nuevos anticonceptivos orales de bajas dosis pueden ayudar a un descenso de peso.

En el caso de que las alteraciones le generen a la mujer problemas ovulatorios y no logre embarazo, la consulta con un especialista puede ser lo más conveniente.
En casos de hiperinsulinemia o incluso de diabetes, el uso de metformina puede llevar a la regularización de los ciclos menstruales. Sin embargo, debido a la injerencia de este tipo de drogas en la formación de un embrión, no es una buena opción para la mujer que busca embarazo.
También podemos llevar a cabo un tratamiento de inducción de la ovulación pero debemos ser cautelosos. Existen distintas drogas para lograr que esto suceda y se irá de menos a más porque estas pacientes suelen ser susceptibles de padecer una hiperrespuesta que puede generar una hiperestimulación ovárica o incluso un embarazo múltiple, o, todo lo contrario y no tener respuesta favorable. Veremos con cada paciente qué dosis y que droga se va a utilizar y recurriremos al monitoreo ecográfico para evaluar el crecimiento de los folículos. Pero en todos los casos la evaluación particular de todos los parámetros es fundamental.
Otra de las opciones en caso de infertilidad, es punzar los folículos pequeños y alterar el medio ambiente en el proceso. Esto puede llevar a que esa mujer menstrúe regularmente y ovule dos o tres meses, lo que puede llevar a un embarazo espontáneo en esos ciclos. Esta misma opción nos permitiría también aspirar los pequeños folículos para extraer los óvulos inmaduros y madurarlos en el laboratorio.

Además, este tipo de tratamientos no debe dejar de lado la consulta con un nutricionista para llevar adelante un cambio de hábitos dietarios y una alimentación adecuada para lograr un descenso del peso y una reducción de la grasa corporal y visceral. Es importante destacar que la deficiencia o el exceso de tejido adiposo y adipositos producen una alteración en el buen funcionamiento del sistema reproductivo y no contribuyen a crear un ambiente óptimo para el logro de un embarazo pudiendo llevar incluso a las pérdidas de embarazo. Este tipo de dietas apuntan a la reducción de la ingesta de calorías, de grasas saturadas y un mayor consumo de fibra. Un gran número de estudios han mostrado una fuerte mejoría reproductiva -mejora en los ciclos menstruales y también en los resultados reproductivos- y hasta casos de ovulación espontánea cuando se produce un descenso del aproximadamente un 10% del peso corporal y aún mayores beneficios si el programa de descenso se acompaña con al menos 30 minutos de ejercicio físico estructurado diario.

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible