Contáctenos  


home :: Notas :: Fertilidad, embarazo y parto en mujeres mayores de 40 años

Fertilidad, embarazo y parto en mujeres mayores de 40 años
Buenos Aires, Jueves, 12 mayo a las 11:00:00

Entre los últimos dos a ocho años antes de la menopausia y un año después, la mujer pasa por lo que se llama perimenopausia y que anuncia el descenso en la actividad ovárica hasta llegar a la etapa no reproductiva. En esta etapa los óvulos pierden rápidamente calidad, la fertilidad baja drásticamente y los embarazos presentan otros riesgos. Todo lo que hay que saber.





La anticoncepción ocupa durante este período un lugar aunque muchas mujeres crean que a partir de las irregularidades ya no lograrán el embarazo. No sólo para evitar embarazos no deseados sino también para mejorar la calidad de vida de la mujer. La mujer y el médico decidirán cuál es el método más conveniente a utilizar teniendo en cuenta la historia clínica de la paciente y las contraindicaciones de cada método anticonceptivo. “Muchas veces, una mujer posterga la búsqueda de un hijo hasta los 40 años y puede encontrarse con que cuando llega el momento de buscarlo, no llega. El descenso de la fertilidad viene acompañado por una baja en la calidad ovocitaria y además, con un aumento del riesgo de anormalidades de cromosomas, de patologías uterinas, baja respuesta de FSH normal y mayores chances de aborto. Esta disminución puede producirse en los tiempos naturales y normales, puede hacerlo en forma prematura, que es lo que se da en llamar falla ovárica temprana (en general determinada genéticamente), o puede presentarse como consecuencia de tratamientos oncológicos como cirugía, rayos o quimioterapia. Cuando una mujer de 40 años consulta a los médicos para quedar embarazada rápidamente, se le realizan estudios fundamentalmente tendientes a evaluar la reserva ovárica desde el punto de vista reproductivo así como otros parámetros. A partir de estos estudios se detecta si es factible seguir adelante con el tratamiento que corresponda y saber así a corto plazo si es una de las privilegiadas que logran embarazarse después de los 40 años. Siempre repetimos lo mismo pero es importante crear conciencia de que la fertilidad tiene su pico a los 25 años, desciende lentamente a partir de los 30, menos lentamente luego de los 35 y rápidamente luego de los 40. Por eso insistimos en la necesidad de evaluar la fertilidad tempranamente para tomar las medidas necesarias para que, de postergar hasta los 40 años, la mujer conserve sus opciones. En cuanto a la fertilidad, entonces, el estudio y tratamiento para intentar lograr el embarazo debe ser lo más rápido posible dado que luego de los 40 años el declinar del funcionamiento ovárico puede ocurrir en cualquier momento y hasta en forma sorpresiva”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director de Halitus Instituto Médico. Y agrega, “El obtener algún óvulo viable es la limitante más frecuente para poder lograr el embarazo y va a depender de la habilidad del médico para poder lograrlo si es que existe esa posibilidad”.

La salud a los 40 y el embarazo “de alto riesgo”

“También es importante hacer hincapié en que la salud de una mujer de 40 años implica otros riesgos para el embarazo. Aquellas madres primerizas a los 40 o más tienen un 60% más de probabilidades de desarrollar alta presión arterial y cuatro veces más probabilidades de contraer diabetes durante el embarazo, por ejemplo, por eso, requieren un seguimiento más exhaustivo durante los nueve meses. Así como es más difícil lograr el embarazo es más frecuente el aborto en los primeros meses. Esto es debido a que ese embarazo producto de un óvulo de más edad tiene más posibilidades de ser portador de alguna anomalía genética o, en algunos casos, portador inclusive de trombofilias que pueden llegar a ser más frecuentes con más edad”, sostiene el Dr. Pasqualini.
Los médicos deben antes de enfrentar la búsqueda, evaluar el estado clínico y psicológico de la mujer para saber si se encuentra en condiciones de sobrellevar el embarazo y para, dada la edad de los padres, prever qué será del niño por nacer en caso de lograr el embarazo. Pero además, será necesario estudiar a la potencial embarazada desde lo físico, ya que el embarazo implica una sobrecarga para el cuerpo. Según Pasqualini, “También se debe estar alerta porque hay más riesgo de detención del embarazo y de complicaciones. Tanto es así que estas embarazadas son consideradas de alto riesgo. Se recomienda a las mujeres embarazadas de más de 40 años realizar los estudios prenatales que pueden anticipar algunos problemas de salud del bebé y así solucionarlos de ser posible cuanto antes”.

Dentro de los cambios hormonales que se producen en esta etapa de la vida hay que mencionar aquellos que están relacionados con la prevención como la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares, que aparecen a largo plazo.
Mantener una buena calidad de vida es importante y, para ello, deben tenerse en cuenta algunas pautas:

  • La consulta médica, con la detección y prevención de patologías antes desconocidas
  • El tratamiento
  • La actividad física
  • La dieta balanceada

El Dr. Pasqualini concluye, “Para reducir los riesgos, entonces, la mujer debe realizarse los controles prenatales, seguir una dieta alta en ácido fólico y muy nutritiva, evitar las bebidas alcohólicas y el tabaco y no consumir ningún medicamento sin receta expresa de su médico. Y es recomendable que se realice el monitoreo cardíaco fetal, ecografía con Doppler y análisis genéticos  para asegurarse el buen desarrollo de su embarazo”.

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible