Contáctenos  


home :: Notas :: Enfermedades reumáticas autoinmunes y fertilidad

Enfermedades reumáticas autoinmunes y fertilidad
Buenos Aires, Jueves, 19 mayo a las 11:00:00

La reumatología es una rama de la medicina que se ocupa de las articulaciones y los tejidos que las rodean y del tejido conectivo. Las enfermedades reumáticas pueden no sólo afectar las articulaciones sino también músculos, huesos y otros sistemas del organismo. Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que el sistema inmunológico ataca células del propio organismo en lugar de funcionar como protector del mismo. Algunas enfermedades reumáticas autoinmunes puede afectar la posibilidad del logro de un embarazo o, incluso, algunas son hereditarias y pueden pasar a la descendencia. En todos los casos, el rol del reumatólogo como parte del equipo multidisciplinario para tratarlas tiene un rol fundamental. Cuáles son las más frecuentes y qué es importante saber.





Síndrome Antifosfolipídico

Es un desorden autoinmune de la sangre que genera hipercoagulabilidad, es decir, la coagulación de la sangre se produce demasiado rápido. Aparece principalmente entre las mujeres y con mayor frecuencia en aquellas de entre 20 y 40 años, es decir, en edad fértil. Por eso cobra importancia a la hora de buscar un embarazo. El desbalance del sistema inmunológico genera en el organismo un estado de inflamación que no es favorable para el embarazo y esa hipercoagulabilidad que lleva a dificultades en la circulación sanguínea fundamentales para el desarrollo del embarazo y la placenta. Es por eso que los embarazos de mujeres que padecen de SAF son considerados de alto riesgo. En algunos casos puede manifestarse provocando abortos recurrentes. Varios tratamientos están disponibles para esta patología. El tratamiento conjunto y multidisciplinario incluye la participación de un hematólogo pero también de un reumatólogo porque es el médico especialista en las enfermedades del aparato locomotor y en las enfermedades autoinmunes sistémicas.

Artritis reumatoidea

“Es una enfermedad crónica, cuyo síntoma principal es el dolor y la inflamación de articulaciones, el lugar donde un hueso se une con el otro y permite la movilidad. Por lo general, esta enfermedad se dan más en mujeres en edad reproductiva- 25 a 45 años- pero eso no quiere decir que no se presente en niños. En el hombre es mucho menos común pero, si se presenta, lo afecta más severamente que a la mujer. El tratamiento en principio en estos últimos tiempos se está reconsiderando según el estadio de la enfermedad. La presentación temprana es hasta los 2 años de aparición de los síntomas y en ese estadio, se dan antiinflamatorios y a veces, corticoides, porque son necesarios. Hay también pautas establecidas para el tratamiento de esta enfermedad y en estos últimos años aparecieron drogas englobadas en las llamadas terapias biológicas y pareciera ser que por fin van a detener esta enfermedad en estadios tempranos evitando que los pacientes lleguen a deformidades. Y algo muy importante que hay que destacar siempre es la rehabilitación, el paciente debe entender que no sólo la medicación lo va a sacar adelante sino que una buena rehabilitación es fundamental”, explica al Dra. Marta Mamani, especialista en reumatología y miembro de Halitus Instituto Médico.

lupus eritematoso sistémico

Según la Dra. Mamani, “El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad que no sólo afecta las articulaciones sino también puede afectar la piel, por ejemplo, un paciente puede no tolerar el sol (fotosensibilidad) y puede afectar órganos internos como el pulmón, el corazón, el hígado, y otros órganos, porque el tejido conectivo está en todos los órganos también. Suele presentarse con mayor frecuencia en mujeres hacia la mitad de la vida y tiene riesgo de vida especialmente cuando afecta alguno de los órganos nobles del organismo como el riñón o el cerebro. Las mujeres con lupus tienen mayores probabilidades de sufrir un aborto espontáneo, ya sea en la primera o en la última etapa del embarazo. Pero lo que uno tiene que dar es un mensaje alentador y que la cronicidad es posible y más frecuente de lo que uno cree. Es muy importante que los controles se realicen estrictamente”.

Síndrome de Sjogren primario

El Síndrome de Sjogren primario afecta principalmente a las mujeres, entre los 40 y 50 años, y a los hombres los afecta en menor medida y se caracteriza por presentar sequedad de ojos y boca, a veces, inflamación de glándulas parótidas. El paciente puede presentar dolor e inflamación de las articulaciones. En el 50% de los casos puede también presentarse asociado con otras enfermedades auto inmunes, como la artritis reumatoidea, el lupus eritematoso sistémico o la esclerodermia. Es una enfermedad crónica y autoinmune en la cual por una falla inmunológica en un individuo genéticamente predispuesto el organismo ataca y destruye sus propias glándulas principalmente las salivales y lagrimales. El reconocimiento de los síntomas tanto por parte del paciente como del médico consultado es fundamental para el diagnóstico certero y para el posterior tratamiento de los síntomas, es por ello, que la consulta médica tiene un valor incalculable.

Esclerodermia

Esclerodermia es una enfermedad del tejido conectivo, autoinmune, que si bien puede presentarse a cualquier edad es más frecuente en mujeres de entre 30 y 50 años y afecta esencialmente a la piel. Genera que las células llamadas fibroblastos produzcan demasiado tejido de tipo cicatricial en la piel y los órganos de todo el cuerpo. El diagnóstico es fundamental para determinar el alcance y la gravedad porque debe considerarse la implicancia de órganos internos. Existen varios tipos de esclerodermia. La esclerodermia generalizada es un trastorno caracterizado por cicatrización interna o fibrosis y cambios degenerativos en vasos sanguíneos, piel, membrana sinovial, músculo esquelético y ciertos órganos internos. La esclerodermia difusa provoca un engrosamiento rápido de la piel y con ello aumenta el riesgo de que desarrollen esclerosis en los órganos internos. La esclerodermia sistémica puede afectar a la piel, al esófago, al tubo gastrointestinal, pulmones, riñones, corazón y otros órganos internos. También a los vasos sanguíneos, músculos y articulaciones y, además, los tejidos de los órganos implicados suelen volverse duros y fibrosos, impidiendo que funcionen de forma eficaz. Actualmente, la investigación sobre cómo la esclerodermia y otros tipos de artritis afectan al embarazo no es concluyente.

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible