Contáctenos  


home :: Notas :: Endometriosis e infertilidad

Endometriosis e infertilidad
Buenos Aires, Jueves, 23 septiembre a las 11:00:00

La endometriosis es una afección en la cual tejido similar al que crece normalmente dentro del útero, se desarrolla fuera de él. Cuando ese tejido endometrial progresa en los ovarios, las trompas de Falopio, el intestino o en la zona alrededor del útero, entonces se trata de endometriosis. Qué puede hacerse y cómo enfrentar la endometriosis en casos de infertilidad.



Se calcula que aproximadamente 8 de cada 10 argentinas en edad reproductiva ignoran que sufren de endometriosis, una condición que les puede provocar infertilidad e incluso puede aumentar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Si bien no es una condición hereditaria, una persona cuya madre le ha padecido tiene 7% más de posibilidades de padecerla. Se trata de tejido endometrial que crece fuera del útero y que genera algunos síntomas que pueden dejarse pasar creyendo que se trata de algo transitorio. A veces la endometriosis se presenta en forma de quistes endometriósicos, llamados endometriomas que muchas veces pueden ser detectados mediante una ecografía. Debe prestarse atención a dolores menstruales muy fuertes, dolores durante el coito, inflamación y sangrados irregulares o dismenorrea. Y no debe perderse de vista que la endometriosis en algunos casos puede llevar a la infertilidad o al menos hacer más dificultoso el logro de un embarazo. “La endometriosis grave puede causar infertilidad bloqueando el pasaje del óvulo desde el ovario hasta el útero. La endometriosis leve también puede causar esterilidad, pero en estos casos, el mecanismo que la genera no es claro. Antes de realizar alguno de los tratamientos agresivos para tratarla puede ser una opción la observación minuciosa de los síntomas y de la progresión. La endometriosis puede causar problemas desde el primer período menstrual hasta el último e incluso, aunque no invariablemente, provocar inconvenientes para lograr el embarazo. Por eso los médicos deben seguir de cerca los síntomas manifestados por la paciente y la evolución a lo largo del tiempo”, sostiene el Dr. Sergio Pasqualini, Director médico de Halitus Instituto Médico.


Endometriosis y su relación con la infertilidad

Entre un 20 y un 40 % de las mujeres infértiles padecen algún grado de endometriosis, lo que no implica que la causa de esa infertilidad sea esta enfermedad. Muchas mujeres lograrán la gestación desconociendo que poseían algún grado de endometriosis, otro grupo no lograrán el embarazo por razones ajenas a la enfermedad pero en la búsqueda de las causas descubrirán que la poseen y finalmente, un grupo no logrará la gestación a causa de esta dolencia.
“Los mecanismos de la infertilidad relacionados a la presencia de endometriosis dependen en gran parte, del grado que presente la paciente. Hay estudios que sugieren que la presencia de endometriosis, incluso leve, de grado I o II, provoca un proceso inflamatorio que dificulta el buen funcionamiento ovárico, tubárico, peritoneal y endometrial generando que la génesis folicular, la fertilización y la implantación sean defectuosas.
Sin embargo, hay más estudios que observan la relación entre endometriosis moderada  y severa son causante de infertilidad. Las adherencias que provoca una endometriosis de mayor grado pueden ser causantes de una reducción de la fertilidad impidiendo la liberación del ovocito, bloqueando el ingreso de los espermatozoides en la cavidad peritoneal o inhibiendo la llegada a las trompas de Falopio. Y muchas veces, las cirugías anteriores llevan a enfrentar una paciente con un solo ovario o incluso con cirugías conservadoras de quistes ováricos que presentan baja respuesta a la estimulación ovárica y bajas tasas de embarazo. A la hora de evaluar un tratamiento para le infertilidad es necesario tratar cualquier otra causa probable de infertilidad, evaluar la edad del compañero, el grado de endometriosis y otras variables en cada caso particular para determinar luego cuáles serán los pasos a seguir con esa pareja que busca embarazo”, sostiene el especialista.

Diagnóstico

Si bien la presencia de los diferentes síntomas puede llevar al médico a sospechar la presencia de endometriosis, la única forma de establecerlo es mediante una cirugía laparoscópica que consiste en la introducción de una cámara de fibra óptica en la cavidad abdominal por una pequeña incisión que permite la inspección de los órganos de la zona pélvica y admite luego estudiar bajo el microscopio parte del tejido sospechoso extraído durante la cirugía.
“Aunque algunos estudios sugieren la utilización de la resonancia magnética nuclear o de a tomografía computada para establecer la presencia de endometriosis, lo cierto es que la primera sólo puede ser útil para definir mejor una sospecha planteada por monografía pero tiene poca sensibilidad para detectar el grado de endometriosis o las lesiones peritoneales; y la segunda no posee utilidad salvo para la detección de endometriomas”, sugiere el Dr. Pasqualini

Opciones de tratamiento y el rol de la cirugía

“No hay un mejor tratamiento. Debe tenerse en cuenta cuál es la principal preocupación de esa mujer: la búsqueda de un embarazo, la presencia de una masa pélvica o el dolor. Muchas veces, ante una endometriosis leve el mejor tratamiento es esperar, tratar las molestias y comenzar con la toma de pastillas anticonceptivas. Si bien la cirugía es una de las posibilidades de tratamiento, no siempre es la mejor opción. La endometriosis quística ovárica, por ejemplo, se manifiesta por la presencia de un quiste en el ovario. En este caso, la única forma de eliminarlo es mediante la operación. Sin embargo, si la mujer está buscando un embarazo, si bien es posible operar, a veces realizar una punción antes de llevar a cabo el tratamiento de fertilización in Vitro es conveniente. Ahora bien, la punción no elimina el quiste, éste volverá a aparecer a las 2 ó 3 semanas pero ese tiempo le dará la oportunidad de realizar el procedimiento. Por esto, la punción no es terapéutica, ya que el quiste siempre volverá a aparecer”, explica el médico.
Y continúa: “Además, depende del tipo y el grado de endometriosis. La endometriosis grado 1 o leve, es la presencia de pocos implantes o adherencias  superficiales y aislados; grado 2 o moderada si los implantes son algunos superficiales y otros profundos con adhesiones prominentes y, grado 3 o severa cuando se presentan múltiples implantes superficiales y profundos con endometriomas grandes y adhesiones prominentes. Los tratamientos posibles son absolutamente individuales y dependen fundamentalmente de las características y deseos de la mujer y del grado de endometriosis que presente. Finalmente, es importante tener en cuenta que la cirugía conservadora, esto es, la escisión del quiste ya sea por laparoscopía o laparotomía aparece como el tratamiento óptimo según la mayor parte de los estudios al respecto y que ala aspiración del quiste únicamente resulta poco efectiva ya que resulta en una recurrencia del 88% de los casos. Sin embargo, a los fines de la fertilidad nosotros creemos conveniente la evaluación del caso porque, muchas veces, el tiempo que ganamos desde la aspiración del quiste hasta la nueva aparición nos permite lograr un embarazo”.
La endometriosis, es una patología que afecta al 10% de las mujeres en edad reproductiva. La nueva era de la genómica y la proteómica pueden cambiar el manejo clínico de la enfermedad. Según Pasqualini, “Mientras se revisan nuevas teorías acerca de su origen, hoy se están desarrollando nuevos tratamientos, como el dispositivo uterino liberador de levonorgestrel, los inhibidores de la enzima aromatasa, fármacos inmunomoduladores, moduladores selectivos del receptor de estrógenos y progesterona, inhibidores de la angiogénesis, y las estatinas.  Mientras los tratamientos clásicos se basan en fármacos que suprimen los esteroides ováricos e inducen un estado de hipoestrogenismo que produce la atrofia del endometrio ectópico, los tratamientos inmunomoduladores limitan los efectos secundarios negativos sobre el endometrio sin afectar el deseo de la paciente de quedarse embarazada, ya que no inhiben la ovulación ni afectan la implantacion. Un objetivo importante para la investigación actual es determinar terapias eficaces que pueden administrarse de forma segura a largo plazo. Dentro de estas líneas, los fármacos anti-inflamatorios y moduladores del sistema inmune. Hay estudios preclínicos que demostraron que la proteína de unión a TNF tipo 1 y la interleukina 12 han demostrado su eficacia en la reducción de las lesiones endometrióticas, mientras que la pentoxifilina y IFN-α 2b han mostrado resultados alentadores en ensayos clínicos. Esta área puede ser de vital importancia en el un futuro próximo a fin de desarrollar una terapia que podría prevenir o erradicar la endometriosis y no sólo aliviar los síntomas”.

Endometriosis y anticoncepción

Uno de los motivos para la producción de la endometriosis, es decir el implante de tejido que normalmente está dentro del útero pero por fuera de él, es el reflujo de la sangre menstrual justamente en ese período. Es decir, la sangre menstrual sale por el cuello del útero, se exterioriza, y eso es lo que la mujer nota como pérdida pero parte de esa sangre refluye por las trompas, va a la cavidad abdominal y en los casos de la endometriosis se implanta de distintas maneras.
Por lo tanto el mejor método anticonceptivo aún cuando la mujer no busque la anticoncepción per se, es dar pastillas anticonceptivas porque de esa manera la proliferación de ese endometrio anormal dentro del útero se inhibe, el endometrio se lo ve finito en la ecografía, es decir no prolifera y por lo tanto también al disminuir la sangre menstrual va a tener menos posibilidades de que se produzca ese reflujo que favorece, o que puede en la mujer que tiene endometriosis, implantarla. Y preferentemente, dentro de las pastillas anticonceptivas que contienen hormonas, aquellas que no contengan los estrógenos y que contengan solamente el otro componente, que es la progesterona.
De esta manera la mujer con endometriosis, busque o no busque embarazo, debería, si no tiene contraindicaciones, estar tomando pastillas anticonceptivas en forma permanente.  

 

Fuente: Sentirypensar.com.ar



 
Versión Imprimible  Versión Imprimible